El sueño de San Hugo

San Hugo, obispo de Grenoble (Francia), fue discípulo del Padre fundador de la Orden: San Bruno.

San Hugo (a la izquierda) como co-fundador de la Orden

El obispo San Hugo  (a la izquierda) porta una iglesia como símbolo de co-fundador de la Orden

Hugo nació en Châteauneuf-sur-Isère hacia el año 1053. Estudió en Rrims, al noreste de Francia, allí conoció a San Bruno como profesor suyo. Con el paso del tiempo fue nombrado canónigo de Valence y después obispo de Grenoble entre los años 1080 y 1132, hasta que muriese con 79 años tal día como hoy, 1 de abril.

La vida de San Hugo siempre está asociada a la Orden de la Cartuja. Fue en el año 1084 cuando recibió a San Bruno con sus seis compañeros en su diócesis con la intención de retirarse del mundo. Aquellos siete monjes fundarían la Orden, cuyo fin principal sería la alabar a Dios en la soledad: la contemplación.

Cuenta la leyenda que San Hugo tuvo un sueño premonitorio de aquella visita. Soñó que siete estrellas en el firmamento (símbolo iconográfico muy habitual en la Orden), que representaban a los siete hombres que buscaban la soledad alpestre. Hugo los condujo por un laberinto de montañas escarpadas de su diócesis, hasta un desierto de rocas y de pinos, llamado Chartreuse (Cartuja). Ahí, construyeron cabañas de madera y un oratorio de piedra. Un pobre refugio de donde nació la Grande Chartreuse (Gran Cartuja). Desde hace unos 9 siglos, en ese mismo lugar, la Orden sigue viva iluminando el cielo como aquellas siete estrellas lo hicieran en el sueño de San Hugo.

San Hugo duerme junto a su mitra de obispo. Su sueño: siete estrella en el cielo

San Hugo duerme junto a su mitra de obispo. Su sueño: siete estrella en el cielo (pintura de Vicente Carducho)

Así fue como Hugo ayudó a fundar la comunidad eremítica de la Cartuja en aquellos parajes yermos e inhóspitos. Desde entonces éste siempre se asociaría al orden, representado con los hábitos episcopales y por debajo su casulla blanca.

Tras su muerte fue canonizado rápidamente, tan sólo dos años después de su muerte. Fue el 22 de abril de 1134 por el Papa Inocencio II.

Dibujos del s. XV sobre la fundación de la Cartuja: el sueño, la llegada de San Bruno y sus compañeros, la elección del lugar y la fundación (A Carthusian miscellany of poems, chronicles, and treatises... British Library)

Dibujos del s. XV sobre la fundación de la Cartuja: el sueño, la llegada de San Bruno y sus compañeros, la elección del lugar y la fundación (A Carthusian miscellany of poems, chronicles, and treatises… British Library)

Iconografía de San Bruno: la rama de olivo y el salmo 52 (51)

Una de las muestras más antiguas de la iconografía de San Bruno, fundador de la Orden de la Cartuja, es la que muestra al santo con una  la rama de olivo. Otros de los símbolos que porta en mucha de su iconografía es una cruz arborescente, símbolo de fe y de penitencia, ante ella  la contempla extasiado; algunos autores la asocian a ramas de olivo también.

Según la autora López Campuzano, la imagen más antigua de San Bruno portando este símbolo se encuentra entre las xilografías de Woensanu para los libros  Sancti Brunonis y Sermtí di Luneto Brunote, escritos en 1516 por el prior Dom Petras Blomevenna (cartuja de Santa Bárbara de Colonia).

Además de la rama de olivo lleva un libro abierto en donde se lee parte del salmo 52 (51). La autora comenta: «debe entenderse como la presencia de San Bruno en la Iglesia, dando permanentemente frutos de santidad por sí y por medio de su Orden».

  «Ego sicvt oliva frvctifera in domo dei»

(Yo seré como olivo fructífero en la casa de Dios)

(Ps. 52, 10)

Vita Sancti Brunomis (1516). Xilografía de Woensam. Una de las representaciones más antiguas conocidas de San Bruno (porta una rama de olivo)

Vita Sancti Brunomis (1516). Xilografía de Woensam. Una de las representaciones más antiguas conocidas de San Bruno (porta una rama de olivo)

Ayer se inauguraba la cuaresma, tiempo de penitencia y preparación para pasión y muerte de Cristo y su resurrección, verdadera razón de la fe católica, en donde se asienta sus cimientos.

Meditemos el salmo 52: El amor de Dios dura por siempre

Del maestro de coro. Poema de David.
Cuando el edomita Doeg vino a avisar a Saúl, diciéndole: “David ha entrado en casa de Ajimélec”.

¿Por qué te jactas de tu malicia,
hombre prepotente y sin piedad?

Estás todo el día tramando maldades,
tu lengua es como navaja afilada,
y no haces más que engañar.

Prefieres el mal al bien,
la mentira a la verdad;

Amas las palabras hirientes,
¡lengua mentirosa!

Por eso Dios te derribará,
te destruirá para siempre,
te arrojará de tu carpa,
te arrancará de la tierra de los vivientes.

Al ver esto, los justos sentirán temor
y se reirán de él, diciendo:

“Este es el hombre
que no puso su refugio en Dios,
sino que confió en sus muchas riquezas
y se envalentonó por su maldad”.

Yo, en cambio, como un olivo frondoso
en la Casa de Dios,
he puesto para siempre mi confianza
en la misericordia del Señor.

Te daré gracias eternamente
por lo que has hecho,
y proclamaré la bondad de tu Nombre
delante de tus fieles.

López Campuzano, Julia. Aportaciones a la iconografía de San Bruno.

La imagen de San Bruno de la hospedería cartuja El Paular en Madrid

El portugés Manuel Pereira (1588-1683) fue un escultor barroco que, afincado en España, realizó grandes obras de gran reconocimiento. Sus figuras fueron de canon alargado, de expresión sobria y de sereno patetismo… típico del Barroco; evitando el gesto desgarrado y la crudeza en las expresiones. Tallas de volúmenes amplios y pliegues secos y quebrados, fueron sus prototipos.

A este escultor no se le conocen retablos asociados a sus esculturas, ni tampoco relieves o decorados… sólo las tallas, ya fueran en madera, piedra o alabastro. Una de las más conocidas fue la talla en madera de San Bruno para la Cartuja de Miraflores en Burgos.

Existe otra menos conocida, también de San Bruno, pade fundador de la Orden de la Cartuja. Ésta no fue exculpida en madera, sino en la sóbria piedra. Se encontraba en Madrid, en la calle Alcalá, en la fachada de la que fuera la hospedería que los cartujos de El Paular (Sierra de Guadarrama – Madrid) tuvieran en la capital del reino, de ahí el material pétreo y duradero.

San Bruno en piedra, de Manuel Pereira

San Bruno en piedra, de Manuel Pereira

La talla en piedra maciza fue esculpida en 1652, cuando Pereira tenía unos 65 años. Se considera por los expertos la mejor talla del siglo XVII de Madrid.

Detalle. Manuel Pereira

Detalle. Manuel Pereira

Llegada la desamortización de Mendizabal en 1836, los cartujos sufren la perdida de parte de su patrimonio, en este caso  la cartuja de El Paular y  la citada hospedería madrileña que pronto fue derribada. La imagen de la fachada fue llevada a la Academia de Bellas Artes de San Fernando; hoy visitable en su museo, situado en la calle Alcalá 13 de Madrid. Para visionar la imágen pinchar AQUÍ.

La leyenda cuenta que el rey Felipe IV de Austria (1605-1665), apodado como el Grande o el Rey Planeta, mandaba parar su carruaje ante esta imagen para contemplarla y/o rezar un momento.

Felipe IV

Felipe IV

Oración a San Bruno

Oración a San Bruno

Te rogamos, Señor, que por intercesión de tu confesor San Bruno,

vengas en nuestra ayuda; y ya que con numerosos graves

pecados hemos ofendido a tu Majestad, dígnate perdonarnos por sus méritos y oraciones.

Por Cristo Señor nuestro, que contigo vive y reina en unión del Espíritu Santo,

por los siglos de los siglos.

Amén

—–

Dad, Bruno, de Dios querido, al que os invoca, favor.

San Bruno

San Bruno

Copia (2) de cromos barça 046

No son muy abundantes la estampas de San Bruno. La que hoy se presenta fue editada en Burgos, ya que se trata de una estampa fotográfica en donde se aprecia la talla de San Bruno según se venera en la Cartuja de Miraflores (Burgos).

La imagen fue realizada por Manuel Pereira anterior al año 1635. En esta imagen se aprecian los atributos del Santo: el crucifico como símbolo de penitencia; y la mitra y el báculo que rechazó, rechazando así ese alto cargo es pro de la penitencia, soledad y austeridad.

Gozos a San Bruno, padre fundador de la Cartuja. 6 de octubre

Festividad del glorioso patriarca San Bruno

fundador de la Orden de la Cartuja

 6 de octubre

San Bruno

San Bruno

———

GOZOS A SAN BRUNO

Extraídos de su novena, publicada en Burgos en 1901, en donde se refleja toda su vida

Ardiendo en llamas de amor,

sois serafín encendido.

Dad, Bruno, de Dios querido,

al que os invoca favor.

 —

Os vio Colonia nacer,

y tras candorosa infancia

ansioso voláis a Francia

para en la ciencia ascender.

Con vuestra ciencia y virtud,

conquistáis premio y loor.

Dad, Bruno, de Dios querido,

al que os invoca favor.

En Reins fuiste Canciller

de sus famosas escuelas,

hermanado siempre en ellas

la humildad con el saber.

De sabios fuiste maestro,

y en toda virtud Doctor.

Dad, Bruno, de Dios querido,

al que os invoca favor.

 —

La infausta condenación

del maladado Raimundo

os decide a huir del mundo,

y encontráis la perfección.

Deprecias cargos y honores,

y está en Cristo vuestro amor.

Dad, Bruno, de Dios querido,

al que os invoca favor.

De Bruno y sus compañeros

tiene Hugo aviso cierto,

viendo bajar al desierto

siete brillantes luceros.

Siendo él todo para ellos,

Caudillo, Padre y Pastor.

Dad, Bruno, de Dios querido,

al que os invoca favor.

Vuestra continua oración,

ayuno y gran penitencia

os dan de Dios tal presencia,

tan alta contemplación,

que el yermo pobláis de gentes

y embalsama vuestro amor.

Dad, Bruno, de Dios querido,

al que os invoca favor.

 —

La plegaria es tan ferviente,

que conmueve al mismo Cielo,

y en su virtud brota el suelo

clara y milagrosa fuente.

Así dais a vuestros hijos

prendas de infinito amor.

Dad, Bruno, de Dios querido,

al que os invoca favor.

Invicto atleta de Cristo,

gran lumbrera de su Iglesia,

de toda virtud y ciencia

vuestro celo es conocido,

luz y fuerza del Papado

y del sacerdocio de honor.

Dad, Bruno, de Dios querido,

al que os invoca favor.

De muerte alevosa y fiera

libras al Conde Roger

¿qué tiene ya que temer

quien confiado en ti espera?

Quien se acoja a tal Patrono

deseche todo temor.

Dad, Bruno, de Dios querido,

al que os invoca favor.

Tu sepulcro milagroso

es probática piscina,

de todo mal medicina

al que acude fervoroso.

Siempre te encuentra benigno

del desvalido el clamor.

Dad, Bruno, de Dios querido,

al que os invoca favor.

 Pues con Jesús vencedor

me esperáis en vuestro Empireo,

Dad, Bruno, de Dios querido,

al que os invoca favor.

 V. Exaltasti super terram habitationem ejus.

R. Ut investigaret sapientiam in oratione sua.

ORACIÓN PARA PEDIR SU INTERCESIÓN

Extraída de la liturgia de San Bruno (6 de octubre) de la Cartuja de Porta Coeli (Valencia)

 

Oh Dios, que llamaste a san Bruno para te sirviera en la soledad, concédenos por su intercesión, que en medio de las vicisitudes de este mundo vivamos entregados siempre a ti. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Gozos populares

Gozos populares

[Los Gozos son composiciones poéticas populares que se cantan en honor de la Virgen, Cristo o los santos. Se cantan en el marco de un acto religioso importante como es una Misa de fiesta mayor , una procesión o bendición de una imagen, etc,… Su finalidad consiste en dar gracias por bienes recibidos o como plegaria para una petición de protección contra los males.

De carácter oral o escrito , su origen arranca en la Edad Media y se plasman en muchos casos en documentos de gran valor artístico que pretendemos aquí recoger, dignificar y mostrar. Info extraída de Gogites valencians]

Santos y beatos cartujos. Octubre

mariamodeloymadredelos cartujos

OCTUBRE

El día 6 de octubre se celebra la festividad del padre y fundador de la Orden de los cartujos:  San Bruno (h. 1030 – 1101).

El día 8 se celebra la festividad de San Artaldo de Belley, obispo y cartujo.

Y el día 13 la memoria de todos los Santos y Beatos de la Orden.

LAUDABILITER VIXIT

San Bruno, padre fundador de la Orden de la Cartuja. Grabado del s. XVIII

La plancha original de este grabado se hizo en Castellón durante el siglo XVIII. Fue el obispo de la diócesis de Segorbe, el salmantino don Pedro Fernández Velarde, quien la autorizó durante su obispado allí, concretamente entre  1751 y 1757. Dice así la indulgencia parcial de 40 días que concedió:

 “El Mº Sº Dº Pedro Fernandez Velarde concede 40 días de Indulgencia

a quien rezare un Padre nuestro delante esta sª Imagen del Patriarca Sª Bruno

San Bruno. Grabado barroco del s. XVIII

San Bruno. Grabado barroco del s. XVIII

Las estampas resultantes de esta plancha, cuya huella es de 14’5 x 20’2 cm, estaban destinadas a la Cartuja de Vall de Crist en la Real Villa de Altura, en Alto Palencia, Castellón. Cartuja fundada en el año 1383, una de las más antiguas, hoy en estado de abandono y ruina. Allí moraron personajes importantes, tales como San Ignacio de Loyola, Bonifacio Ferrer o Benedicto XIII (antipapa conocido como el Papa Luna en la obediencia de Avinón).

El pintor elegido para abrir esta lámina a buril fue el segorbino José Camarón Boronat (1731-1803). Pintor barroco que en sus inicios copió a maestros de la talla de Tiziano, Rubens, Van Dyck o Murillo entre otros.

Grabó una plancha con un joven San Bruno en oración junto a sus principales atributos (más allá de la típica cogulla), casi todos sustentados por ángeles. El primero muestra el libro que simboliza, como fundador que es, la Regla de la Orden de la Cartuja, con un flagelo debajo símbolo de la penitencia y asperezas de la vida elegida. El segundo, que parece conversar con el primero, porta la calavera típica de todos los eremitas y penitentes, ya que representa la fugacidad de la vida, lo perecedero… es un memento mori (“recuerda que morirás” y no te llevarás nada, “no seas superficial” viene a decir) El tercer ángel sujeta la cruz patriarcal, símbolo de Padre fundador de la Orden, junto a la mitra que le renunció al Papa Urbano II, pues él sólo deseaba la soledad del desierto, despreciando así las jerarquías y poderes terrenales.

Detalle

Detalle de la conversión de S. Bruno

También aparecen varias escenas de su vida. Una de ellas es la conversión de San Bruno ante el cadáver de Raimundo Diocres en 1082, quien habló durante su funeral advirtiendo que Dios lo había juzgado y condenado por sus pecados. Otra de las escenas que aparecen es el sueño de San Hugo, obispo de Grenoble, en un especie tienda de campaña; aquel sueño le advirtió de la llegada de San Bruno y sus compañeros para fundar la Orden de la Cartuja, que se aprecian junto a él en el grabado.

Detalle

Detalle del sueño de San Hugo