Un autobús en la noche

[English] [Español]

(Extraído de «Un tiempo para morir» de Nicolás Diat)


Cuando era maestro de novicios, Dom Dysmas llevó una vez a un postulante a tomar el autobús de las seis de la mañana. Durante la noche, los dos hombres bajaron a la pequeña carretera principal, cerca de La Correrie. En invierno, a partir de la Grande Chartreuse, era necesario abrirse paso a través de la espesa nieve. A menudo, las ráfagas de viento entorpecían la marcha.


Abajo, la parada del autobús no estaba marcada. Un borde de la carretera, nada más. Dom Dysmas y el postulante esperaron pacientemente. Faros en la distancia. ¿El autobús? No, sólo un coche. Todavía no había llegado el momento. Cuando por fin apareció, Dom Dysmas lo reconoció inmediatamente. Tuvieron el tiempo justo para darse un abrazo, llamar al conductor, cargar la maleta. Despedida. Un minuto después, el autobús desapareció en la oscuridad del bosque, fuera de la vista, y Dom Dysmas se quedó solo en el costado de la carretera.


Para los monjes, la muerte no es tan diferente.


Al contarme esta historia, Dom Dysmas habló en voz baja, con ojos llenos de bondad: «Es una vieja amiga la que conduce el autobús; la saludamos al pasar, indicándole que, la próxima vez, tal vez sea a ti a quien lleve para el hermoso viaje. O a otra persona, ¿quién sabe? Pero eso hay que dejarlo en manos de Dios».

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s