Indulgencia dada por el Papa Clemente X a la Orden de los Cartujos. Roma, 1675

La Iglesia Católica celebra de manera ordinaria un Año Santo cada 25 años. El último fue en el año 2000; si nos fijamos bien numerosas iglesias dejaron constancia de tal hecho con placas, pinturas o escudos tallados para este magno acontecimiento. Fue inaugurado por el Papa Juan Pablo II coincidiendo con el cambio de milenio.

Hay Jubileos o Años Santos extraordinarios y ordinarios. Si nos fijamos en los últimos, éstos se celebran cada 25 años, al menos este plazo se da desde que en el año 1450 el Papa Pablo II así lo dispusiera. En estos Jubileos los católicos pueden alcanzar la indulgencia plenaria (bajo ciertas condiciones es la remisión de los pecados, así como la pena temporal del mismo).

El Año Santo se inaugura la víspera de Navidad, en la basílica del Vaticano, cuando el Papa con un martillo golpea una puerta tapiada durante los últimos 25 años pronunciando la frase de: “A perite mihi portas justitia, etc”. Se retira la mampostería y todos los fieles pueden pasar a lo largo del año por esa puerta santa. En Roma hay otras tres puertas santas durante ese año, entre otras en la catedral romana de San Juan de Letrán.

El Jubileo católico tiene su origen en el Jubileo hebreo el cual encuentra sus raíces en el Antiguo Testamento al establecerse en Levítico (25:10) “Declararéis santo el año cincuenta, y proclamaréis en la tierra liberación para todos sus habitantes. Será para vosotros un jubileo; cada uno recobrará su propiedad, y cada cual regresara a su familia”.

En el año 1675 el Papa Clemente X (1590-1676) celebró el 14º jubileo del Año Santo. A pesar de su edad y sus achaques, visitó las iglesias, lamentando que su salud no le permitiera hacer la sagrada visita en más de cinco ocasiones. Fue doce veces al hospital Trinitario para lavar los pies de los peregrinos. Fue un Papa  elegido cuando el conclave quedó estancado durante meses entre otros cardenales electos a Papa, resolviendo la elección eligiendo al cardenal más anciano, para que fuera “de transición”; él se negó y protestó, hasta se cuenta que hubo que sacarle de la cama a causa de su resistencia. Su empeño fue conseguir la paz en toda Eurora.

Indulgencia

Indulgencia para los cartujos. 1675

Clemente X firmó el 12 de mayo una indulgencia para la Orden de los Cartujos: Concessio indulgentiarum sacri anni iubilaei MDCLXXV per Sanctissimum D. Clementem Papam X sacro Ordini Carthusianorum.

El Papa comprendió que los monjes de la Orden no salen de sus cartujas, por tanto acordó conceder indulgencia plenaria a todos aquellos cartujos, que sin estar en Roma, frecuentasen durante quince días seguidos cuatro altares dentro de sus cartujas (posiblemente como símbolo a las cuatro puertas santas de Roma).

El documento fue impreso en Roma, en la Imprenta de la Cámara Apostólica, con un tamaño de 34 x 26 cm.

Clemente X por Battista Gaullí. Galeria de los Uffizi em Florência

Clemente X . Galeria de los Uffizi en Florencia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s