San Juan Bautista, patrón de los cartujos

El 24 de junio es la festividad de San Juan Bautista, que curiosamente  conmemora su nacimiento y no su muerte como suele ser característico en las fechas del santoral católico.

Noche mágica y de ritos milenarios que marca el solsticio de junio además de honrar a este predicador judío, considerado profeta por grandes religiones, como el Cristianismo o el Islam por ejemplo.

San Lucas describe que mientras Zacarías hacía una ofrenda, el arcángel Gabriel se le apareció y le dijo:

«No temas, Zacarías; tu súplica ha sido escuchada. Isabel, tu esposa, te dará un hijo al que llamarás Juan. Te llenará de gozo y de alegría y muchos se alegrarán de su nacimiento. Será grande a los ojos del Señor. No beberá vino ni bebida alcohólica; estará lleno del Espíritu Santo desde el seno de su madre, y hará que muchos israelitas vuelvan al Señor, su Dios. Precederá al Señor con el espíritu y el poder de Elías, para reconciliar a los padres con sus hijos y atraer a los rebeldes a la sabiduría de los justos, preparando así al Señor un Pueblo bien dispuesto».

San Juan Bautista es patrono de la Orden de los Cartujos. Pensemos que San Bruno, fundador de la Orden, fue tardíamente beatificado (en el año 1514) y canonizado en el año 1623; esto explica que no ejerza otro patronazgo y que además la Orden tuviera a San Juan Bautista como primer patrón.

Hemos de ver este patronazgo de San Juan Bautista como el primer Santo que se retiro al desierto, vivió desprendido de lo material y que siguió a Cristo.

Las cartujas más antiguas ostentan su imagen en sus principales retablos. Si nos fijamos en el retablo gótico de la Cartuja de Miraflores en Burgos, uno de los más famosos tallados por Gil Siloé (s. XV), yergue su figura junto a la de María Magdalena, patrona de los contemplativos (primera penitente que también se retiró del mundo al desierto).

San Juan Bautista y Santa María Magdalena

San Juan Bautista y Santa María Magdalena en la cartuja de Miraflores (Burgos)

En el libro Diálogo en Miraflores se responde así ante la vida austera de la Orden:

– Sí, la Cartuja es austera y desde siempre ha considerado a San Juan Bautista el austero solitario, como patrón y modelo de sus monjes; pero es un hecho que el mismo Cristo no fue menos exigente con sus discípulos: «Sígueme… deja a los muertos sepultar a sus muertos» (Lc. 9.59-60). «Si alguno viene a mí y no aborrece a su padre, a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos, a sus hermanas, y aun a su propia vida no puede ser mi discípulo» (Lc. 14.26).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s