Federico García Lorca en la cartuja de Miraflores en Burgos. III PARTE

Hoy terminaremos este recorrido sobre García Lorca y los cartujos. En esta ocación reproduciremos Diálogo mudo de los cartujos, una obra muy breve y apenas conocida del autor.

Según Andrew A. Anderson (profesor de la Universidad de Virginia) Lorca trabaja hacia 1925 en un libro de Diálogos que nunca llegó a fraguarse. Después, éstos apenas se estudiarían y quedarían relegados casi al olvido. Dice este autor: «los Diálogos son una de las víctimas principales de este fenómeno, tan comprensible como lamentable.  Textos doblemente marginales por su género híbrido y su condición inédita como libro, se han clasificado erróneamente (durante años figuraban en las Obras completas bajo la etiqueta de “Teatro breve”), y se han leído y estudiado relativamente poco.»

Seguramente Lorca se acordase de su estancia en Burgos y su visita a la Cartuja de Miraflores en 1917 para escribir este “microrrelato”, en donde los cartujos son “protagonistas mudos”.

Cartuja burgalesa de Miraflores

Cartuja burgalesa de Miraflores

Prosigue el citado autor analizando esta obra: «[…] los frailes, obligados por sus votos a mantener el silencio, se expresan exclusivamente por medio de signos de puntuación, los cuales, suponemos, deben representar sus actitudes o sus semblantes, mientras las acotaciones nos describen el lugar, sus ademanes y movimientos, la hora del día, y sucesos complementarios (“un chorro de hormigas sube por la pared a los sazonados membrillos del techo”).»

En: Diálogos, al cuidado de Andrew A. Anderson (Granada: Comares, 1998), colección Huerta de San Vicente, núm. 11.

 

Diálogo mudo de los cartujos por Federico García Lorca:

En el patio de la Cartuja pasean los Cartujos vestidos de blanco. Van y vienen entre las zarzas y las malvalocas. Son cinco y son uno.
El Fraile más viejo está mirando una rosa recién abierta. Los demás se acercan delicadamente.

CARTUJO.
¿
CARTUJO.
¡
CARTUJO.
( )
CARTUJO.

CARTUJO.
.
(El Hermano despensero cruza la galería con el manojo de llaves envuelto en algodón.
En la vidriera de la tarde vuelan los pájaros místicos. La rosa sentenciada tiembla en las manos del más viejo.
La sombra de las alas del ángelus cubre la superficie católica. Los Frailes se calan sus ca¬puchas y emprenden el camino de la iglesia.)

CARTUJO. (Andando lentamente.) .
CARTUJO. (Detrás.) .
CARTUJO. (Detrás.) .
CARTUJO. (Detrás.) .
CARTUJO. (Detrás.) .
CARTUJO. (Detrás.) .

(Entran.)

(En una esquina del gran refectorio prismático de rumores y ecos difíciles, un chorro de hormigas sube por la pared a los sazonados membrillos del techo.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s