Dom Manuel Bayeu y Subías, cartujo

Dom Manuel Bayeu y Subías, fue cartujo en Nuestra Señora de las Fuentes y en Valldemosa, del que ya hicimos referencia en la entrada sobre la Basílica del Pilar en Zaragoza. En esta ocasión profundizaremos un poco más sobre él.

Autorretrato del cartujo Manuel Bayeu

Autorretrato del cartujo Manuel Bayeu

Este monje zaragozano, nació en 1740 dentro de una notable familia de pintores. En este mismo arte también destacaron sus dos hermanos: Francisco y Ramón Beyeu.

El mayor, Francisco Bayeu (1734-1795), simultaneó los estudios de latín y escolástica para luego iniciarse en Zaragoza en el aprendizaje del dibujo bajo la dirección del pintor Juan Andrés Merklein. Pasará a ser la gran figura artística de la corte y años después, su hermana Josefa Bayeu, se casaría con Goya (1746-1828). Francisco, a la sazón su cuñado, sería quien introdujo a éste en la Corte.

Retrato de Francisto Bayeu por Goya

Retrato de Francisto Bayeu por Goya

Su otro hermano, Ramón, (1746-1793), se formó artísticamente bajo la dirección de su hermano. En 1764 se fue a Madrid y allí ingresaría en la Academia de San Fernando, al año siguiente consiguió que Mengs lo aceptara para realizar cartones para tapices en la Real Fábrica. En 1766 obtiene el primer premio de pintura de la Academia de San Fernando, al que también concursó, aunque sin éxito, Goya.

El hermano pequeño, Manuel Bayeu y Subías, pasó su infancia y juventud en Zaragoza, donde recibió estudios religiosos y se formo, junto a sus hermanos en la pintura, principalmente en el taller del afamado José Luzán, primer maestro de Goya, quien tenía un importante taller en Zaragoza. Fue también promotor de la Academia de Bellas Artes de esta ciudad así como revisor de las pinturas del Santo Oficio.

Dom Manuel Bayeu dejó numerosas obras de caballete y al fresco. Con 17 años, en 1757, decidió ingresar en la Orden de la Cartuja, siendo la Cartuja de Aula Dei la primera por las que él anduvo.

San Bruno

San Bruno

Pronto pasó  a la Cartuja de Nuestra Señora de la Fuentes (Huesca), el 3 de diciembre de 1760. Allí profesó como cartujo el 29 de junio de 1772, con 32 años. Fue el lugar dónde Manuel Bayeu recuperó los pinceles y empezó a pintar temas religiosos como complemento a su vida espiritual.

Su pintura es barroca, y a poco que uno se fije lo puede percibir: los colores, el tenebrismo, la temática… Es curioso que cuando llegan a España corrientes nuevas, tales como el Rococó o Neoclásicismo, Manuel siga pintando con un estilo que podríamos llamar obsoleto para aquel momento, es decir sin adaptarse a las nuevas modas o corrientes artísticas que imperaban en todos los círculos artísticos… Pero es fácil su explicación, pues como cartujo que era, la observancia de la Regla en la soledad de la Cartuja, lo dejaba un tanto aislado de estas nuevas tendencias, viviendo como en una cápsula atemporal, y sólo practicando lo que una vez aprendió.

La pesca milagrosa

La pesca milagrosa

En aquella cartuja de Monegros, en la provincia de Huesca, pintó diecisiete lienzos sobre la vida de San Bruno (hoy en el Museo-Colegio de Santiago de Huesca). Entre otras obras decoró al fresco el presbiterio de la catedral de Jaca, pintó una serie de retratos de abadesas en los muros del salón del trono del monasterio de Sigena (desaparecidos en 1936), decoró con siete lienzos la sacristía de la iglesia de San Gil en Zaragoza, y hacia 1800 realizó dos grandes cuadros, San Hugo rechazando la tiara pontificia y Santa Rosa, para la iglesia de San Fernando de Zaragoza, posiblemente sus obras más logradas. También hay algunos cuadros atribuidos a Manuel en la Catedral de Huesca, y en Zaragoza se encuentra todavía hoy obra dispersa en distintas iglesias, aunque mucha de ella desapareció. Si nos fijamos en Cataluña, se encuentra obra suya en la cartuja de Scala Dei.

Frescos en la cartuja de las Fuentes

Frescos en la cartuja de las Fuentes

Frescos en la cartuja mallorquina de Valldemosa

Frescos en la cartuja mallorquina de Valldemosa

Frescos de Manuel Bayeu

Catedral de Jaca (1792)

Catedral de Jaca (1792)

Catedral de Jaca (detalle)

CIMG6137

Santa Lucía

Santa Apolonia, detalle del fresco.

Santa Apolonia, detalle del fresco.

En 1806, la Orden decide que se traslade a la cartuja de Valldemosa en Mallorca con la finalidad de que decore la iglesia de ésta. Durante estos años mantendrá amistad y correspondencia con Jovellanos. Recordemos que éste fue un escritor, jurista y político ilustrado español, al que desterró Manuel Godoy, primer ministro de Carlos IV entre 1792 y 1797, y nuevamente de 1801 a 1808. Primero fue enviado a esta cartuja, de ahí que se convirtiera en amigo y crítico pictórico de dom Manuel, para luego pasar a la prisión del castillo de Bellver (los biógrafos dicen que es el momento donde aumentan sus problemas físicos pero también su religiosidad, posiblemente los cartujos y en especial su amigo, tuvieran que ver).

Gaspar Melchor de Jovellanos

Gaspar Melchor de Jovellanos

En el Museo del Prado Se conserva la correspondencia epistolar entre él y el íntimo amigo de Goya, el ilustrado Martín Zapater (1747-1803).

En 1807 volverá a su cartuja de Las Fuentes, donde falleció en 1809 a la edad de 69 años.

Cartuja Nuestra Señora de las Fuentes (Huesca)

Cartuja Nuestra Señora de las Fuentes (Huesca)

Bibliografía entre otros:
MORALES Y MARÍN, J. L.: Los Bayeu. Zaragoza: Instituto Camón Aznar, 1979.

Anuncios

Un pensamiento en “Dom Manuel Bayeu y Subías, cartujo

  1. Ana dice:

    Magnifica clase de historia y de pintura. Gracias, un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s