LA NUBE DEL NO-SABER, tratado de meditación contemplativa

Cuanto más leo sobre el pensamiento y la religiosidad de la Cartuja más me doy cuenta del gran AMOR que procesan estos monjes y como su espiritualidad es de la más pura que conozco. La Nube del no-saber es una obra escrita por un contemplativo inglés del siglo XIV. Es una obra anónima que se asocia a algún místico cartujo de aquella isla. Sabido es que por humildad no suelen firmar sus obras estos monjes, despreciando el reconocimiento que algunas veces nos hace sobrevalorarnos y  descuidar el orgullo. Los cartujos sí que cumplen aquello de «que tu mano derecha no sepa lo que hace tu mano izquierda  […] y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará» (Mateo 6:3).

Sólo hablaré brevemente de la introducción a la obra, la cual se edita con otra obra del mismo autor: El libro de la orientación particular, ambas son tratados prácticos para la meditación y la contemplación.

Estas obras, nos habla en la introducción Ana María Schlüter, cayeron en el olvido y es ahora cuando se han vuelto a redescubrir. Pasaron desapercibidas cuando Occidente olvido las practicas espirituales en post de una modernización banal que dará muchas comodidades pero que olvida la “paz interior”… por eso hoy en día la ansiedad, los infartos, los dolores estomacales, etc. están cada vez más presentes. Nos exigen a dar el 110% a costa de todo: de la familia, de los amigos, de los compañeros, de los hijos… olvidando que para ser feliz no es necesario todo ese mundo piramidal y extremedamente capitalista, que te anula como persona en pos de beneficios materiales.

Hoy por hoy, el hombre de Occidente ha desarrollado la Razón, pero mira a Oriente y se siente pobre… ha perdido valores importantes, tendrá muchas cosas, pero se siente pobre… ha perdido el sentido de la vida, y así es difícil vivir.

“Yoga y Zen conducen al hombre a la unificación consigo mismo, con los demás, con el universo entero” dice la introducción. Deberíamos plantearnos el porqué de este repunte oriental en nuestra sociedad… y la verdad es que está claro: nos hemos olvidado, y además menospreacimos, la parte espiritual que un día la Iglesia trasmitió. Pocas órdenes han seguido cultivando una espiritualidad tan profunda y sin desvirtuar como los cartujos (pero también es cierto que ellos pasan muy desapercibidos). Ya lo dijo el Papa Inocencio XI a fines del siglo XVII: “La Cartuja nunca ha sido reformada, pues nunca ha estado deformada”.

cartujo rezando

La Nube del no saber enseña a tender la “nube del olvido” sobre los pensamientos, dejando así de pretender acercarse a Dios por vía del conocimiento objetivo y conceptual. Se trata de una meditación en la que hay que abismarse y adentrarse, sumergirse en ese recinto sagrado del hombre… parecido a como se hace en la meditación Zen. Hay que “sosegar la casa” que diría San Juan de la Cruz.

Ese “vaciamiento progresivo” que enseña la obra de la conciencia no debe entenderse en el sentido de que no aparezcan ya nunca pensamientos, sino en el sentido de que no se les preste atención. Por tanto es aquietar los pensamientos de forma tranquila, con mucho cariño.

LIBRO:

La Nube del no-saber y El libro de la orientación particular. Anónimo inglés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s