Tortilla cartujana

La historia de la tortilla es posiblemente tan antigua como el del hombre mismo, por la simplicidad de sus ingredientes y por su fácil preparación. Ya Hernán Cortés hablaba de su existencia en la América precolombina: “Venden huevos de gallinas y de ánsares, y de todas las otras aves que he dicho, en gran cantidad; venden tortillas de huevos hechas. Finalmente, que en los dichos mercados se venden todas cuantas cosas se hallan en toda la tierra…”

Hay varios orígenes de la expresión “tortilla francesa”, pero todas y cada una de ellas derivan de la Guerra de Independencia, aquella en las que las tropas de Napoleón invadieron España allá por el 1808.

Se dice que las tropas francesas durante su invasión robaron y expoliaron todo cuanto pudieron, sin respetar nada.  Entre aquellos robos se llevaron los recetarios de la Orden de la Cartuja, popularizándose la receta en Francia (la famosa omelette, de ahí la variante de la mantequilla), y tiempo después, cuando la receta regresó a España se le empezó a llamar “francesa” que sonaba más exótico qué “cartujana”, a pesar de que éstos fueran… sino los inventores, sí los grandes promotores de este plato.

Con toda seguridad lo que hoy llamamos “tortilla francesa” es lo que conocieron nuestros antepasados bajo el piadoso y cenobítico nombre de “tortilla cartujana”, pues ésta nació en las cocinas de la Orden. Plato austero, recurrente y proteínico, en perfecta simbiosis con la filosofía de la comunidad y que además complementa perfectamente con la dieta cartujana exenta de carne.

Cartuja

El refectorio… reflejo de la Orden.

 RECETA

Los ingredientes son básicos (para 1 persona):

 -2 huevos

-Aceite o mantequilla

-Sal

-Perejil

 El secreto siempre está en batir bien los huevos, ya que de esa manera se ahorra y queda más esponjosa:

Cuatro huevos en un convento, bien batidos hacen ciento.

Después, se añade una pizca de perejil fresco picado muy finamente y la sal al gusto. A continuación se vierte en la sartén caliente, la cual tendrá un poco de aceite o de mantequilla (otras variantes hablan de mezclarlo todo primero). Tortilla viene del latín torta: “voltear”, así que se procede a doblar la tortilla sobre ella misma hasta que cuaje, como si fuese un hábito de monje, doblando igualmente una de las puntas de la tortilla para formar la capucha (seguramente esta presentación sea un guiño actual).

Anuncios

Un pensamiento en “Tortilla cartujana

  1. Ana dice:

    Yo pensaba que la tortilla cartujana era con harina, pero veo que es la tortilla francesa de toda la vida, bueno lo del perejil no, normalmente no lleva perejil, claro que ahora a la tortilla francesa se le puede poner cualquier cosa, queso, atún, jamón… Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s